Los alumnos de la Escuela Secundaria Lavalle de Famaillá denunciaron ante El Ocho el más estado del establecimiento con techos rotos y baños sin luz. A esto se suma que la exintendente habría de desalojar a los jóvenes por motivos de campaña política.

Los estudiantes recibieron días atrás una notificación verbal de que serían desalojados de las aulas porque volvería a funcionar unas oficinas que hizo construir la exintendente Patricia Lizárraga en las instalaciones de la escuela.  Por esta situación protestaron con clases en la calle y hoy reclamaron adentro del establecimiento porque les prohibieron salir.